Category
NeoApps | 15 de Noviembre, 2018

A través de la tecnología "Generativa Adversarial Networks", se pueden copiar estilos de los rostros en lugar de copiar y pegar partes de caras

Si bien muchas compañías tecnológicas, como Facebook, Google y Apple, son capaces de analizar e identificar nuestros rostros para distintos fines, como por ejemplo espiarnos o desbloquear nuestro teléfono móvil, Nvidia también ha estado trabajando con esa parte del cuerpo pero para conseguir algo muy diferente: crear rostros artificiales.

la inteligencia artificial puede discernir entre rasgos fundamentales y secundarios.

A través de la inteligencia artificial, y mediante el análisis de una infinidad de rostros de personas, son capaces de recrear caras humanas que, aunque no existen, parecen las de carne y hueso. En el siguiente video se puede ver con detalle.

La tecnología que permite fabricar estas caras se denomina "Generativa Adversarial Networks", o simplemente GAN, y lo más revolucionario es que pueden copiar estilos de los rostros en lugar de copiar y pegar partes de caras. En otras palabras, no copia el peinado de la foto, sino que genera uno en un estilo similar porque ha aprendido lo que definiría a dicho estilo.

egún El Mundo, la inteligencia artificial puede discernir entre rasgos fundamentales y secundarios para descartar estos últimos y así eliminar el "ruido" de las fotografías. Por lo que aunque puede generar narices, mejillas, labios, cejas, ojos y todas las partes de una cara, dejaría fuera variantes como un lunar, una cicatriz o elementos por el estilo.

También se pueden regular las intensidades con las que están presente cada uno de los elementos, como si se tratara de un editor de personajes propio de los videojuegos más avanzados.

Hasta el momento, es imposible crear las caras de la nada y siempre hacen falta muestras para que la máquina se haga a la idea de lo que tiene que diseñar. Pero se estima que las las aplicaciones para el futuro avanzarán de tal manera que se podrá utilizar desde actores falsos en películas hasta crear fotografías de stock con personas que no son reales.